Sueños, amor y reflexiones de Yolanda Bueno

Mi foto


Soy un lugar de recreo: Mi mente infatigable esta hecha de huracanes que se alimentan de sensaciones, mis sensaciones sin mascara están hechas del fuego con el que se visten mis silencios, mis silencios alborotados estan hechos de abismos que exilian sin desidia lo que mi boca por torpeza calla hasta la tierra donde serán contadas por mis miradas, mis miradas completas están hechas de canela y limón para que al probarlas sientas el disparo inequívoco de la explosión de lo diferente de mis sabores, mis sabores indescriptibles están hechos de un mayúsculo infierno que nunca deja de reclamarme mas espacio y del placer inconmensurable que solo te puede aportar un pecado, mi pecado mayor esta hecho de todos los pecados que andan paseándose unas veces a hurtadillas y otras con descaro por
ese lugar de recreo al que gustan y buscar visitar, que SOY.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

AMOR EN TIEMPO DE GUERRA


Hay amores que se fraguan en la más cruenta de las batallas
y hay estados de paz que no son capaces de sostener un amor,

escucho las balas silbar del arte que tiene el silencio del deseo cuando tus ojos me tocan.
hay estados de ánimo, dificiles de ocultar bajo la ropa de una mirada y existen formas de mirar,
que desnudan.

Voy a ser ese tipo de trincheras donde desearas estar en guerra para guarecerte
y dará igual que estés sucio o limpio
no habrá pulcritud más sucia
que esa sonrisa con la que me tocas
ando por el reino de los cielos con pies de plomo
y tú vas quitándole hierro a los pecados....
!Tienes un pecado!....

Abriré fuego contra el enemigo que llevas dentro
y pondré a tiro al mio
para que se abatan mutuamente
dejándonos desnudos de cojones 
¿Y ahora?

Las bayonetas de tus pensamientos me acribillan,
los tambores de los mios, redoblan...............
!cuerpo a tierra!
y los dedos de nuestros cuerpos,
se dan la vez
para revolcárse el uno en el otro,
me dejo caer
en la emboscada que eres
y provoco una y cien batallas
para dejarme matar a besos.
me visto con el uniforme de tu cuerpo
y te entierro en el camuflaje que soy,
dejando
bajo la uñas de tus caricias,
la epidermis
de los gajos de luna
  de mis besos.
           
                                         Soy versos desperdigados, me caminas campo a través y a cielo descubierto
                                     he perdido la cuenta de si soy parte ofensiva o defensiva
                                 en este cuerpo a cuerpo,
                            y tus brazos no dejan de mirarme,
                        y tus ojos no dejan de tocarme,
                     no habrá suciedad más pulcra
                  en la que desee revolcarme
              sabotea tu vida si te place,
           haciendo de todo,
       un problema
   que yo sabotearé todo problema, para vivirte, vivirme


  Haz debate político de mi infierno, te acogeré en su seno,
toma las manos de sus idiomas
y mójate los labios
con la letra pequeña, mediana y grande de sus culturas.
seremos desertores del estado de paz
¿Sabes que nos espera?
Un consejo de guerra
donde se nos acusara
de cometer no un pecado
 sino pecados
 en plural
 y la pena se nos impondrá
 y se ejecutará de manera inmediata
 sin las garantías
constitucionales propias del estado de derecho. 

Más no quiero indulto
ni estado de gracia,
porque no soy pura de pensamiento,
cuando tu pensamiento le tira piedras al mio.

vivo la vida como la consecuencia natural de la muerte,
ya que muerta de miedo, no se me antoja,
 vivir.

Tiras de la anilla de  esa parte de mi,
          que forma parte de todo cuanto soy
                                 y que nunca pertenecerá a nadie,
                                                                  pero ahora mismo,
                                                                      me tienes entre tus manos.
                                                                                              nadie tiene que darme mi lugar
                                                                                                porque yo sé donde quiero estar,
                                                                                                         tampoco sabría darte el tuyo,
                                                                                                                                                    ese, 
                                                                                                                 es en el que tú quieras estar
                                                                                                                          y estas entre mis manos.
                                         
        No necesitas el santo y seña para esta guerra
                           donde las palabras se caen a colores 
y el pico y pala de tus ojos cava en la tierra de los mios,
                                            sabes, de sobra y de antemano,
                                                                          que, los latidos
                                         de todo esfuerzo realizado por tu parte,
                                                              para instaurar una paz ciega,
                                                                       que ciega la satisfacción
                                                                                nada tiene que hacer
                                                                                                         contra
                                el sudor de esa revolución, que sientes y cuya vista de lince
                                  tiene amplias capacidades para la recepción y proporción de placer
                                                                     así pues,
                                                                   respóndeme
                                          
  ¿Cuanto amor se puede hacer en una guerra? .
Escrito por Yolanda Bueno Melado el 14/12/2016