Sueños, amor y reflexiones de Yolanda Bueno

Mi foto


Soy un lugar de recreo: Mi mente infatigable esta hecha de huracanes que se alimentan de sensaciones, mis sensaciones sin mascara están hechas del fuego con el que se visten mis silencios, mis silencios alborotados estan hechos de abismos que exilian sin desidia lo que mi boca por torpeza calla hasta la tierra donde serán contadas por mis miradas, mis miradas completas están hechas de canela y limón para que al probarlas sientas el disparo inequívoco de la explosión de lo diferente de mis sabores, mis sabores indescriptibles están hechos de un mayúsculo infierno que nunca deja de reclamarme mas espacio y del placer inconmensurable que solo te puede aportar un pecado, mi pecado mayor esta hecho de todos los pecados que andan paseándose unas veces a hurtadillas y otras con descaro por
ese lugar de recreo al que gustan y buscar visitar, que SOY.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

LOS SUCEDÁNEOS DE LOS RECUERDOS


Un sentimiento es un ser vivo,
si su dieta es equilibrada y sana,
se saciará y se sentirá colmado
porque el alimento lo nutre, 
cubriendo todas sus necesidades, 
pero si ese sentimiento comienza a alimentarse
 de los sucedáneos de los recuerdos,
comenzará a pasar hambre.


Todo ser vivo
necesita ser alimentado por algo real 
y aunque al principio ni se dé cuenta,
comenzará a sentir que no se satisfaga
y aunque su cuerpo se vuelva obeso,
en realidad sufre
y esta aquejado de una grave desnutrición
ya que los sucedáneos
carecen de las proteínas y vitaminas esenciales
que aporta el bocado de aquello,
que por pequeño que sea
mantiene el sistema inmunológico del sentimiento
sano además de fuerte.


Así como los sentimientos
las personas
mantienen una correlatividad con esta causa y efecto:


                                       "Quien busca alimento
                                allí donde el estómago de su corazón
                                        no se siente jamás saciado
                                y a pesar de una sobredosis de kilos
                                        siente su pellejo famélico,
                               debería pararse, al menos, a pensar."


Escrito por Yolanda Bueno Melado el 23-11-2016

miércoles, 9 de noviembre de 2016

INSUMISA

Si cada emotico del WhatsApp perdiese su valor en bolsa,
si echar el currículum en la empresa de la ilusiones y trabajar por los sueños
tuviese la legión de seguidores de Facebook, el Twitter e Instagram,
si mi alma fuese esa pupila que se ensancha e hiciese que la del miedo se encogiese,
si no estuviésemos encarcelados tras los barrotes sin corazón, de las ventanas de cristal,
de redes sociales, encasillados en celdillas, clasificados por amigo, conocido o familia,
si tener calidad de vida, no se confundiese con tener pertenencias,
si no vendiésemos nuestro único tiempo a cambio de dinero, vaciando las estancias de nuestra naturaleza,
que nos hace presos políticos del poder, que no nos deja volver a casa,
.....si pasar hambre, estuviese penado...
 si llegásemos a entender que no hay copia más original e imperfectamente, perfecta
 que la maquinaria de cada ser humano,
 si la vida fuese una ofrenda que se nos entrega sin animo de lucro
 y la muerte solo fuese la conciencia dormida que despierta del uso fraudulento que hemos hecho de ella.
si nos enseñaran en la escuela
 a desarrollar nuestra espiritualidad
sin ser transgredida
por ninguna religión.

si pudiésemos respetar la idea
de que nacemos con una mente
llena de posibilidades
y que a medida que crecemos
nos enseñan a reducirlas
capandolas asepticamente
como si fuésemos soldados rasos
a los que se les proporciona bromuro
para aplacar la testosterona
de nuestras capacidades infinitas,
dejándolas en finitas.
si creernos libres,
no fuese una utopía,
que lo es.


si pudiésemos desnudarnos de la lente bidimensional de la tesis y la antítesis con la que nos han calzado desde pequeños
y las prendas caídas del cuerpo, diese paso a la realidad tridimensional,
desde donde tener perspectiva,
si ridiculizar la realidad entre guiones de películas no fuese el mejor guión para mantener a las masas controlas,
demasiado ocupadas en ocupar las tres cuartas partes de su vida,
el tiempo que somos laboralmente productivos,
para rescatar un cuarto de ella, en la jubilación,
si nacemos con la deuda impuesta, que no ve la luz,
de estar registrados como un valor  y regidos por leyes mercantiles que aceptamos como autoridad
y cuantifican cuanto vales,
aceptando desde tu partida de nacimiento esa cosificación en letras mayúsculas cuando en realidad es un fallo ortográfico
que no te permitirán corregir para rescatar tu soberanía.

Tienes que ser rentable para el sistema o el sistema te aniquilará, considerandote producto no valido
o defectuoso.

 Pero los policías
en los que nos hemos convertido
los unos para con lo otros
son los que te señalarán con el dedo el camino a seguir de las ordas como ejemplo
supliendo tus metas y aspiraciones por un trabajo cuya meta
sea aspirar a un mejor puesto
con más horas, a ser posible,
a cambio
de sentirte realizado.

Y si algo queda de tus sueños
para la recta final de tu vida
se queda en la consulta
de los años que no pasan en balde,
diagnosticandonte
el reúma que se filtra
por las paredes de tus huesos
y la erosión del tiempo
haciendo mella en las palmas
de tu cuerpo.

Te recetan una repartición equitativa
de aquellas cosas "tus sueños"
para las que te fallan las fuerzas


 ¿Es una percepción, que proyecta, la información mediática oficial, la que tengo, de lo que pasa a mi alrededor, sobre la realidad objetiva, dejandome pensar, que elijo a los poderes políticos oficiales, cuando en realidad, se pasan el collar de unos a otros, para asegurarse,  la perdurabilidad, en el poder, para así, a su vez, permitir, la continuidad del sistema social, de sanidad y educacion, para el que la verdadera alternativa, esta en romper el molde de ese dogma que dice "aquello que no es noticia, no existe" ya que sirve y obedece al brazo troncal de los poderes económicos del que parte la idea de mantenernos en una ilusión, visionando un oasis, que es lo que nuestra mente desearía, si caminásemos por un desierto?

A pesar de que mis estímulos son continuamente bonbardeados para que perciba ese oasis soy capaz de tocar con mis manos la realidad de esa arena, no te confundas:

"La pieza más importante en un tablero de ajedrez, no ha de ser por ende, la más poderosa"

  
 Escrito por Yolanda Bueno Melado el 09/11/2016